Skip to main content

Sin embargo, Gettysburg no es solo un lugar donde pasó algo muchos años atrás. Es un sitio donde visitantes de todo el mundo experimentan la historia a través de museos de vanguardia, recorridos interesantes de los campos de batalla y una cultura difícil de encontrar en un pueblo de estas dimensiones.

Gettysburg, que se encuentra muy cerca de Washington, Filadelfia y de la ciudad de Nueva York, recibe 3,5 millones de visitantes al año. Los visitantes llegan atraídos por la rica historia del lugar, pero quedan maravillados por la hospitalidad de este pequeño pueblo, sus hermosas vistas y la abundancia de tiendas locales, restaurantes, bodegas, mercados de agricultores y atracciones que rinden homenaje a la Guerra Civil y más.

En julio de 1863, más de 165 000 soldados se reunieron en este pueblo de solo 2400 residentes para luchar en la batalla más grande de la Guerra Civil estadounidense. La batalla no puso fin a la guerra de cuatro años, pero se convirtió en un punto de inflexión y siempre se recordará como un sitio en el cual el sacrificio simbolizó la unificación de una nación dividida, y más aún por las palabras del décimo sexto presidente de Estados Unidos, Abraham Lincoln, en su inmortal discurso Gettysburg Address.

Hoy en día, los visitantes cabalgan por el campo de batalla de Gettysburg como lo hacían la Unión y los Estados Confederados hace más de 150 años. Además, los viajeros descubren que la buena gastronomía no se encuentra solo en las grandes ciudades, a través del recorrido gastronómico Savor Gettysburg Food Tour (Recorrido gastronómico Sabores de Gettysburg) y la creciente industria de sidra de la región. Los visitantes también se están dando cuenta de que la historia no termina en la entrada del campo de batalla; la historia se encuentra en todo el pueblo, sus hoteles, sus tabernas y las edificaciones que pueblan las calles de este sitio encantador.

Y la historia no solo es la Guerra Civil. Dwight Eisenhower, el presidente número 34 de Estados Unidos y famoso general de la Segunda Guerra Mundial, junto con su esposa, Mamie, vivieron en Gettysburg, y su hogar y granja se encuentran abiertos para los visitantes durante todo el año.

Gettysburg ofrece una gran variedad de formas de recorrer el Gettysburg National Military Park (Parque Nacional Militar de Gettysburg): en bicicleta, a caballo, en transporte Segway, a pie, en automóvil, en carruaje o en autobús; todas dirigidas por los reconocidos Licensed Battlefield Guides (Guías licenciados del campo de batalla), que celebraron sus 100 años en 2015. Los recorridos del campo de batalla son personales e interesantes, y están diseñados no solo para informar a los viajeros, sino también para hacer reflexionar y para inspirar.

La historia se cuenta siguiendo los pasos de Lincoln durante su viaje breve, pero monumental a Gettysburg solo cuatro meses después de la batalla. Hoy, viajeros de todo el mundo visitan lugares como la Historic Gettysburg Railroad Station (Estación Histórica de Trenes de Gettysburg), donde llegó Lincoln, y caminan hacia el cementerio donde pronunció las famosas palabras: “Hace ocho décadas y siete años…”.

Gettysburg es un destino cuya historia se ha aceptado y aprovechado. Mientras que los viajeros internacionales buscan comprender los comienzos de la historia estadounidense en Filadelfia, o se maravillan con la tradición de la nación en Washington D.C., Gettysburg se ha convertido en un lugar icónico para apreciar la magnitud de Estados Unidos en su época más difícil y donde un presidente (en solo dos minutos) sentó las bases de un país unificado.

Dato curioso

Not just a battlefield: There are more than a dozen wineries, distilleries and breweries around Gettysburg that are open to the public.
Ver más

Not just a battlefield: There are more than a dozen wineries, distilleries and breweries around Gettysburg that are open to the public.

Hot Air Balloon over Asheville, North Carolina
Ver más

Experiencias cercanas

Ver más experiencias