Skip to main content
Una mirada a las vidrieras en el centro de Gettysburg, Pensilvania

Pensilvania

Gettysburg, Pensilvania: historia y cultura para toda la familia

Por: Victoria Shepherd

Amon Focus
1 de 6
Indicación del discurso de Gettysburg de Lincoln en el National Cemetery en Pensilvania

Pensilvania

Gettysburg, Pensilvania: historia y cultura para toda la familia

Por: Victoria Shepherd

Amon Focus
2 de 6
Vistas panorámicas del Gettysburg National Military Park en Pensilvania

Pensilvania

Gettysburg, Pensilvania: historia y cultura para toda la familia

Por: Victoria Shepherd

Amon Focus
3 de 6
Granja de Dwight D. Eisenhower en Gettysburg National Military Park en Pensilvania

Pensilvania

Gettysburg, Pensilvania: historia y cultura para toda la familia

Por: Victoria Shepherd

Amon Focus
4 de 6
Dentro de la granja de Dwight D. Eisenhower en Gettysburg National Military Park

Pensilvania

Gettysburg, Pensilvania: historia y cultura para toda la familia

Por: Victoria Shepherd

Amon Focus
5 de 6
Monumento de Pensilvania en Gettysburg National Military Park

Pensilvania

Gettysburg, Pensilvania: historia y cultura para toda la familia

Por: Victoria Shepherd

Amon Focus
6 de 6
  • Estados:
    Pensilvania

Cuando la gente dice “Gettysburg”, muchos pensamos en la Guerra Civil y un famoso discurso presidencial.

Sin embargo, en un reciente viaje a este idílico pueblo de Pensilvania, me encontré con su abundante encanto, excelentes restaurantes y tiendas, y además refresqué mis conocimientos acerca del pasado de Estados Unidos.

Historia y horizontes pintorescos de Gettysburg

Comencé mi día en el Gettysburg National Military Park (Parque Militar Nacional de Gettysburg). Mi primera parada fue el museo y centro de visitantes, donde estudié la abundante información disponible y contemplé las exhibiciones de artefactos originales, además de una pintura panorámica en 360 grados (más larga que una cancha de fútbol americano). Después pasé al campo de batalla de 2428 hectáreas, con monumentos históricos e indicaciones para conmemorar a los soldados de la Unión y los Estados Confederados que lucharon por tres días en 1863, en la Guerra Civil Estadounidense.

Los exuberantes espacios verdes y árboles llegaban hasta el horizonte. Estaba Little Round Top con su aroma a madreselva, Devil’s Den con sus historias de fantasmas y, finalmente, el Pennsylvania Memorial, al que puedes subir para observar los espectaculares campos de batalla. La verdad es que fue increíble. Mucho más de lo que esperaba.

Luego fui hasta el Eisenhower National Historic Site (Sitio Histórico Nacional Eisenhower), que fuera el hogar y la granja del Presidente D. Eisenhower, el mandatario número 34 de Estados Unidos y su esposa, Mamie. El transporte avanzaba por el extenso camino de tres vías cuando finalmente pudimos ver la propiedad, que supuestamente Eisenhower jamás pisó hasta después de su compra. Es una atracción perfecta para toda la familia, hasta incluye un programa de agentes del Servicio Secreto para niños. Lo que más me gustó del recorrido fue poder admirar el vestidor y el baño completamente rosados de Mamie, junto con el viejo televisor y su control remoto de apariencia prehistórica.

La siguiente parada fue el Cementerio Nacional de los Soldados, lugar de descanso final de muchos soldados desconocidos de la Unión, donde el Presidente Abraham Lincoln ofreció el famoso discurso de Gettysburg en noviembre de 1863 durante la ceremonia de fundación.

Soldiers National Monument in Gettysburg National Military Park, Pennsylvania

Soldiers National Monument in Gettysburg National Military Park, Pennsylvania
Ver más
Amon Focus

Restaurantes, tiendas y tranquilidad

Después me fui al centro de Gettysburg y pasé por la casa de David Wills, donde se hospedó el Presidente Lincoln la noche anterior al famoso discurso.

Luego de un sabroso almuerzo con un quiche de espárragos, prosciutto y cheddar en The Parrot, partí a explorar el corazón del pueblo, que desborda magnífica arquitectura de estilo federal y tiendas boutique.

Eché un vistazo en Gallery 30, una llamativa tienda boutique de artesanía donde descubrí a mi nuevo artista favorito. Rich Thompson es autodidacta y pinta cuadros casi exclusivamente de Abraham Lincoln.

Para cenar, me decidí por One Lincoln en Lincoln Square. Rodeada de papel mural impreso con el discurso de Gettysburg, el chef Joseph Holmes me sirvió una espectacular ensalada de mozzarella con tomate, seguida por vieiras y camarones rellenos de cangrejo que hacían agua la boca, servidos con variedades de verduras de colores.

Completamente satisfecha, volví al Country Inn & Suites, donde alojé, y abrí mi última botella de cerveza local, que lamentablemente no se vende donde vivo.

Gettysburg, Pensilvania, es un lugar imperdible cuando visites el estado. Te quedarás con grandes recuerdos y apreciarás mucho más la historia de Estados Unidos.

Fine dining at One Lincoln in Gettysburg

Fine dining at One Lincoln in Gettysburg
Ver más
Amon Focus
Explorar más