Skip to main content
Caballos salvajes en Corolla, Condado de Currituck, Carolina del Norte

Carolina del Norte

Los Outer Banks en Carolina del Norte: Un toque de paraíso

Bogdan Zlatkov
1 de 9
Faro del Cabo Hatteras en los Outer Banks, Carolina del Norte

Carolina del Norte

Los Outer Banks en Carolina del Norte: Un toque de paraíso

Bogdan Zlatkov
2 de 9
Recorrido en helicóptero sobre los Outer Banks en Carolina del Norte

Carolina del Norte

Los Outer Banks en Carolina del Norte: Un toque de paraíso

Bogdan Zlatkov
3 de 9
Surf en los Outer Banks en Carolina del Norte

Carolina del Norte

Los Outer Banks en Carolina del Norte: Un toque de paraíso

Bogdan Zlatkov
4 de 9
Caballos salvajes en Corolla, Condado de Currituck, Carolina del Norte

Carolina del Norte

Los Outer Banks en Carolina del Norte: Un toque de paraíso

Bogdan Zlatkov
5 de 9
Alquileres vacacionales de playa en los Outer Banks, Carolina del Norte

Carolina del Norte

Los Outer Banks en Carolina del Norte: Un toque de paraíso

Bogdan Zlatkov
6 de 9
Recorrido en helicóptero sobre los Outer Banks en Carolina del Norte

Carolina del Norte

Los Outer Banks en Carolina del Norte: Un toque de paraíso

Bogdan Zlatkov
7 de 9
Surf de remo en los Outer Banks de Carolina del Norte

Carolina del Norte

Los Outer Banks en Carolina del Norte: Un toque de paraíso

Bogdan Zlatkov
8 de 9
Naufragio en las aguas de los Outer Banks en Carolina del Norte

Carolina del Norte

Los Outer Banks en Carolina del Norte: Un toque de paraíso

Bogdan Zlatkov
9 de 9
  • Estados:
    Carolina del Norte

Realmente no soy una persona muy madrugadora, pero el cielo teñido con los rayos de luz al amanecer que se extienden sobre la costa del Atlántico en Kitty Hawk, Carolina del Norte, es algo por lo que vale pena sacrificar el sueño.

Son un poco más de las 05:00 a. m. y del cielo azul claro cuelgan nubes rosas y violetas. El océano, claramente audible, empuja sus olas hacia la costa. Aparte de eso, no hay nada más que silencio. Es un momento tan tranquilo que me levantaría temprano otra vez para volver a vivir la experiencia. Y se pondrá mucho mejor: ¡Nos espera todo un día lleno de aventuras por delante!

Vuelo en helicóptero sobre la cadena de islas

Los Outer Banks, una delgada cadena de islas a lo largo de la hermosa costa atlántica de Carolina del Norte, se extienden por más de 280 kilómetros, desde la frontera con Virginia hasta Cabo Lookout en el punto más meridional. Hasta donde alcanza la vista, se aprecian playas de arena muy fina y extensas dunas: el lugar perfecto para relajarse.

Nuestro día comienza con un recorrido en helicóptero con Coastal Helicopters. Desde muy arriba podemos ver lo delgada que es la cadena de islas. Incluso, hay algunos lugares en los que se puede ver tanto el amanecer como el atardecer. Y, a diferencia de muchas otras zonas costeras, puedo ver claramente desde este punto con ventajosa perspectiva que las playas no están llenas de gente.

El agua brilla tenuemente con un hermoso color turquesa a medida que la sobrevolamos. Las ballenas y las mantas que nuestro piloto había visto más temprano ya no se ven, pero logramos ver docenas de grupos de rayas con púas y una familia de delfines con un bebé delfín.

Historia y más en el faro de Cabo Hatteras

Fuimos hasta Buxton en la región sur de los Outer Banks, donde visitamos el faro de Cabo Hatteras. Con sus 63 metros de altura, es el faro de ladrillos más alto de Estados Unidos. Vale la pena subir los 257 escalones hasta la plataforma en la cima. Desde aquí se puede apreciar una excelente vista del "Cementerio del Atlántico". Cerca de 2000 barcos yacen enterrados aquí bajo estas aguas, algunos encallados por fuertes tormentas y otros hundidos en batallas. Hoy, el cementerio submarino es una gran atracción para los buzos.

Estas aguas también son óptimas para la aventura: buceo, kitesurfing, surf de remo o surf. Hay muchas formas de retarse a sí mismo físicamente, y Kitty Hawk Kites, la escuela de kitesurfing de Kitty Hawk, es conocida más allá de los confines de Carolina del Norte. Las olas aquí son perfectas para todo el que quiera aprender a surfear.

Un sentido de libertad: Caballos salvajes que corren por las playas de Corolla

Nuestra próxima parada es Corolla en el Condado de Currituck en la región norte de los Outer Banks, un lugar en el que pueden verse caballos salvajes en las playas. Cuenta la leyenda que ellos son ancestros de los mustang españoles que nadaron hasta la costa luego de un naufragio hace más de 400 años. Más de cien de ellos deambulan por las costas de Currituck. Se pueden ver en la playa, en las dunas e, incluso, en algunas casas. Pero no te acerques mucho a ellos porque son criaturas salvajes y seguramente no querrás pelear con uno de estos sementales. Está prohibido acercárseles a menos de 15 metros.

En la tarde, cuando vamos de regreso a Kitty Hawk, el sol comienza a ponerse detrás de las dunas, y tengo una sensación de libertad que no había tenido en mucho tiempo. Paz y libertad, aventura y relajación, personas maravillosas y naturaleza deslumbrante: los Outer Banks en Carolina del Norte son una joya en la costa atlántica, y estoy feliz de haber encontrado este tesoro.

Explorar más
Caminata por Black Balsam Knob, en el Pisgah National Forest

Destino

Asheville